Una vez alguien dijo: "descubrir la biblioteca de Albendea ha sido como encontrar un oasis". Hemos cumplido 10 años y aquí seguimos, intentando crear y recrear este espacio de encuentro, encuentro con otras personas, otros paisajes y tal vez con uno mismo, ojalá. Si decides entrar, por favor, pasa sin llamar: la biblioteca es el lugar donde duermen los libros, despiértalos en silencio. Gracias.

jueves, 24 de febrero de 2011

Un punto rojo




"¿Dónde se esconde el punto rojo?. Descúbrelo en cada doble página entre increíbles construcciones de papel. Un acercamiento al arte contemporáneo, un repaso a los números del uno al diez y un entretenimiento inolvidable".


Un punto rojo. David A. Carte.
Un libro de sorpresas para pequeños y mayores. Editorial COMBEL. 2004.

video

Música del vídeo: Chronologie, part. 4, octavo álbum de estudio del músico francés Jean Michel Jarre.

lunes, 14 de febrero de 2011

Enamorados





- ¡Hay que ser dos para estar enamorados!

-aseguró Juana.

- ¿Y uno solo no se puede?

- ¿Y tres?

- ¿Y cuatro?

- ¡Ah, ahhh, todos enamorados!


-¡Enamorados, es estar como en un sueño!

- dijo Jacobo.

- ¿Es como flotar en el cielo!

- añadió Mauricio.

- Con flores.

- ¡Y tener alas!

"Enamorados"


Rebecca Dautremer


Editorial KÓKINOS.2007

Mousse de manzana para las penas de amor

"Un día que el pequeño oso volvía a casa con su caña de pescar, se encontró al pequeño tigre sentado en el suelo tras una canasta. Lloraba como un perrito lastimero y parecía una nube cargada de lluvia.
¿Qué te sucede, viejo amigo?, le preguntó. ¿Estás herido? ¿Qué es lo que apena tu corazón y tu alma de esta manera?
Me duele el cuerpo y el alma, gimoteó el tigrecito. Sufro mal de amores.
Vaya, respondió el osito. Lo conozco perfectamente, es un dolor tan insoportable como el de una quemadura. Ahora mismo voy a prepararte un plato especial. Mouse de manzana.
Al instante sacó nueve manzanas de la despensa: nueve es un buen número para las penas de amor.
Partió las manzanas, les quitó el corazón y las puso, sin pelar, en la cazuela, pues su piel es muy sana. Añadió un poco de agua, una cucharada de azúcar y un gajo grande de limón, que también es bueno para la salud. A continuación añadió un poco de canela y clavo. Lo pasó todo por la batidora y así hizo la mousse de manzana."

"A cualquiera que sufra de penas de amor, algún otro tipo de dolor de vivir, o necesite fuerzas para hacer un viaje alrededor del mundo, seguro que le vendrá bien una buena comida.
Las penas de amor se curan con la mousse de manzana. Las fresas son ideales para el dolor de pies. Obtener fuerza para el trabajo duro precisa una alimentación de carbonero.
El siete, por su magia, es un buen número para las almendras. El tres es un número que va bien con la pimienta... Y más cosas.
Pero, preparar un plato para el alma, es verdadero arte, y eso lo podemos aprender en este libro.
Se incluyen recetas. Dedicado a las madres de tigres y de osos. Y para los tigrecitos que tengan alguna pena".

"Mousse de manzana para las penas de amor" Un cuento de recetas de cocina para disfrutar de la vida.
Autor e ilustrador: JANOSH
Editorial KÓKINOS. 2003

Nunca fuera caballero. Canciones del Quijote

"La historia de este disco también empieza en un lugar de la Mancha y, en ella, unos andantes cantautores, de los de guitarra en ristre, tras tratar de ayudar a la menesterosa poesía castellano-manchega armados de algunas melodías, topáronse un día con los versos que Cervantes, viajero o prisionero por estas tierras manchegas en el dorado siglo de nuestras letras, incluyó en su inmortal obra "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha"...
GRUPO ESPLIEGO.



"Árboles, yerbas y plantas
que en aqueste sitio estáis,
tan altos, verdes y tantas,
si de mi mal no holgáis,
escuchad mis quejas santas.
Mi dolor no os alborote,
aunque más terrible sea;
pues, por pagaros escote,
aquí lloró Don Quijote
ausencias de Dulcineadel Toboso.
Es aquí el lugar adonde
el amador más leal
de su señora se esconde,
y a ha venido a tanto mal
sin saber cómo o por dónde.
Tráele amor al estricote,
que es de muy mala ralea;
y así, hasta henchir un pipote,
aquí lloró Don Quijote
ausencias de Dulcineadel Toboso.
Buscando las aventuras
por entre las duras peñas,
maldiciendo entrañas duras,
que entre riscos y entre breñas
halla el triste desventuras.
Hirióle amor con su azote,
no con su blanda correa;
y en tocándole el cogote,
aquí lloró Don Quijote
ausencias de Dulcineadel Toboso".

"Nunca fuera caballero" Canciones del Quijote
Con las voces de: Amancio Prada, Luis Pastor, Joaquín Díaz y Maite Dono.
Editado y Distribuido por PRODUCCIONES AR S.L. 2005.

video

Canciones de amor y dudas

"La canción está en tu vida y la poesía también. Quizá las canciones (sus letras) puedan llegar de una manera más directa y sintética al ocuro mundo de las emociones, las dudas y los sentimientos, mientras que al iniciarte en algunos poemas te desorientas y no sabes cómo continuar. Posiblemente la poesía exija una preparación, un cierto aprendizaje.

Es necesario cultivar la sensibilidad poética ahora (o mejor desde niño); es preciso hacerlo para que de adulto no tengas esa carencia, ni llegues al camino principal con otra limitación más, una nueva puerta cerrada.

La poesía es importante para la vida. Seguramente para sentir de otro modo y con mayor intensidad la realidad; para aprender, porque el conocimiento no es sólo racional y acumulativo; o para contemplar unas posibilidades vitales que de otra manera no descubrirías...

Tal vez por ello nos hemos embarcado en este ambicioso proyecto de acercar la poesía y sus alrederores a los jóvenes, aventura que se inició con la antología De todo corazón. 111 poemas de amor... Es un proyecto pensado para los lectores que se inician en la poesía y en el amor (aunque en el amor, como quizás ya hayas comprobado, siempre estamos comenzando)". José María Plaza.

Te seguiré hasta el final, / te buscaré en todas partes / bajo la luz y la sombra / en los dibujos del aire... DESEO. PEDRO GUERRA.

No preguntes al amor. / El amor no se razona, / se mide por la pasión / de tu voz cuando me nombra. NO PREGUNTES AL AMOR. LUIS PASTOR.

Entre los dos nos inventamos lo imperfecto / con la apariencia de hacer siempre lo correcto, / ¡qué sabe nadie lo que nos pasa por dentro! / ¡a quién le importa si yo te quiero!. CANCIÓN PEQUEÑA. VICTOR MANUEL.

Después de tanto tiempo al fin te has ido / y, en vez de lamentarme, he decidido / tomármelo con calma. / De par en par he abierto los balcones, / he sacudido el polvo a todos los rincones / de mi alma. COMO UN EXPLORADOR. JOAQUÍN SABINA.

No entiendo casi nada, / la nada de la vida, / no entiendo el internet / ni a la jauría humana. A TI TE ENTIENDO. JOSÉ ANTONIO LABORDETA

Tú juegas a engañarme, / yo juego a que te creas que te creo; / escucho tus bobadas / acerca del amor y del deseo / y no me importa nada. NO ME IMPORTA NADA. LUZ CASAL.

Te doy una canción cuando apareces, / el misterio del amor; / y si no lo apareces, no me importa: yo te doy una canción. TE DOY UNA CANCIÓN. SILVIO RODRIGUEZ.

"Canciones de amor y dudas". Selección de José María Plaza. Ilustraciones de Antonio de Felipe. Ediciones SM. 2000

De todo corazón

"Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba: aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina,
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido".
LUIS CERNUDA

"De todo corazón es una antología de poemas de amor, dividida en tres partes: la primera abarca casi todo el siglo XIX, con el romanticismo y el modernismo como tendencias dominantes; la seguanda transcurre entre los últimos años del pasado siglo y la década de los cuarenta, y la tercera comprende el último medio siglo.
JOSE MARÍA PLAZA, periodista, ha publicado No es un crimen enamorarse y otras novelas para jóvenes, y los libros de poemas Pequeña historia sagrada y Nuestra elegía I.
En cuanto a los corazones que decoran todo el libro, son obra de la conocida diseñadora Ágata Ruiz de la Prada".

"De todo corazón" 111 poemas de amor
Selección de José María Plaza
Ediciones SM. 2002

sábado, 12 de febrero de 2011


"Bajo el contacto de un beso inesperado, algunas ranas se convierten todavía a la conciencia y a la literatura"
SANTIAGO ALBA RICO

La ley de Murphy del amor


"El rey del pesimismo ataca de nuevo y esta vez para...¡hablar del amor! No escapan a su lengua mordaz, a su despiadad mirada, ni los jóvenes enamorados, ni los recién casados, ni lo que se han metido en el lío de ser padres ni las parejas que, a pesar de todo, llegan a cumplir sus bodas de oro. Desde el momento del flechazo o la cita a ciegas, hombres y mujeres viven como en una nube, encantados con su pareja, sin saber que las cosas irán necesariamente de mal en peor.
Si usted opina, como Murphy, que el amor es el triunfo de la imaginación sobre la inteligencia, no dude en leer este libro. No hará sino confirmarle que, en efecto, es así".
El atractivo de algo -o de alguien- es inversamente proporcional a la posibilidad de conseguirlo.
Lo que no se tiene siempre es más deseable que lo que se tiene.
Amor: locura temporal que cura el matrimonio.
A la Edad Media le debemos los dos inventos más terribles de la humanidad: la pólvora y el amor romántico.
"La ley de Murphy del amor"
ARTHUR BLOCH
Ediciones TEMAS DE HOY. 2003

De qué hablamos cuando hablamos de amor

"Los deslumbrados lectores de Catedral, primer libro publicado en España de Carver, reencontrarán en De qué hablamos cuando hablamos de amor la atmósfera y los personajes de un autor que dominó indiscutiblemente el panorama literario norteamericano de los años 80.
Parejas que se despedazan, compañeros que parten desesperadamente a la aventura, hijos que intentan comunicarse con sus padres, un universo injusto, violento, tenso, a veces irrisorio... En palabras de Roberto Fernández Sastre, Carver "no designa lo intolerable, sino que lo nombra. Sin concesiones hacia nada ni hacia nadie, rescata lo real en su esencialidad amorfa y brutal".
"La narrativa de Carver es tan escueta que toma un tiempo darse cuenta de hasta qué punto la totalidad de una cultura y de una condición moral está representada incluso por el bosquejo aparentemente más tenue. Este segundo volumen de relatos es claramente la obra de un maestro en su apogeo" (Frank Kermode).

"De qué hablamos cuando hablamos de amor" .

RAYMOND CARVER

Editorial ANAGRAMA. 2004

El amor: una historia universal

"El amor es muchas cosas y muchas cosas ha sido. Distinto en las distintas edades de la persona, distinto en los varones y en las mujeres, distinto en las variantes de las diferentes preferencias sexuales y de género. Distinto en las distintas sociedades, y distinto a lo largo del tiempo y sus cambios. Amor es el de Romeo y el de Juana la Loca. Amor es el de Oscar Wilde por Bossie y el de Alice B. Toklass por Gertrude, el de Dafnis y Cloe, pero tambíen el que cuenta Sade y el que , en el que el relato de Marguerite Duras, lleva al hombre sentado en el pasillo a producir la muerte violenta de su amante y, a ella, a desearlo sinceramente y a pedírselo con insistencia: no otro sentimiento que el de la muerte es el que ha inspirado al amor en Occidente, si hemos de creer a Rougemont. Amor es el que cuenta Salomón en el "Cantar de los Cantares" y el que lleva a la muerte a Emma Bovary, a Anna Karenina y al joven Werther, y el que guía los sonetos de Petrarca. Tan amor es el do los niños de "Del rosa...", como el de los viejos de "...al amarillo". Y tan amor es el de usted, lector, que empieza o que termina una relación, o que está en ese período de enamoramiento, inigualable, o quizá en ese otro, tedioso y disconforme, asténico, del reconocimiento de la pérdida de la pasión, o en el privilegiado de la conformidad con lo que la pasión le ha dejado, o tal vez acaba usted de firmar unos papeles de divorcio después de un proceso que le ha conducido cerca, demasiado cerca, del odio... A lo mejor se debate usted entre dos amores. A lo mejor está usted entre el amor y lo demás. A lo mejor está usted buscando amor. A lo mejor está desesperado de amor.
El amor es muchas cosas: muchas palabras".

"Este libro, que hace un recorrido tanto por las grandes culturas como por la vida, tanto por las referencias históricas y antropológicas como por las mitologías que han configurado los sentimientos mismos. Y que no deja de atender las voces de una época, la actual, en la que el sentimiento se convierte no no solo en motor de acción y libertad, sino sobre todo en tema de reflexión y conocimiento".

"El amor: una historia universal"
ROSA PEREDA. Editorial ESPASA CALPE. 2001

Adiós, mi amor

"Él es el maestro de filosofía más célebre del siglo XII. Ella es su alumna más dotada. Él es quien la seduce, más es ella quien le descubre el amor. El tío de la muchacha, escarnecido, se cobra en Abelardo una venganza terrible. Años más tarde, ambos amantes intercambian, desde la distancia que los separa, unas cartas cuyo contenido ha pasado a la posteridad... Mientras Abelardo intenta dar un sentido religioso a su humillación, Eloísa lanza un grito de rebeldía y amor. Y cuando él se ve abandonado por todos, de nuevo se vuelve hacia ella.
La historia de amor de Eloísa y Abelardo perdura a través de los siglos. Sus palabras son las nuestras, la violencia de sus sentimientos nos resulta familiar. Abelardo es hermano de todo hombre; Eloísa, hermana de toda mujer.

Solo una novela podía permitirnos la aproximación al misterio de este amor único. Antoine Audouard restituye con brío la increible vitalidad de la época, lejos de los clichés que tildaron de "edad oscura" el medievo. Transporta al lector al París del siglo XII, una ciudad llena de promesas, rebosante de energía e ideas. Es este el contexto donde Abelardo -el controvertido y carismático pensador de su tiempo- conoce a Eloísa, la joven, erudita y bella estudiante. Este amor irracional y escandaloso, apasionado y sobrecogedor cobra nueva vida en esta recreación de la historia de estos dos amantes ejemplares".

Pues mi corazón no está conmigo
sino contigo,
Y si no está contigo, no está en
parte alguna...
Eloísa en una carta a Abelardo
siglo XII


"Adiós mi amor" La trágica historia de Eloísa y Abelardo.
ANTOINE AUDOUARD.
PLAZA & JANÉS Editores. 2002

viernes, 11 de febrero de 2011

Razones para la lectura.

María Nieto, usuaria de la biblioteca, nos envía estas razones para leer.
Gracias María.

Público.es
Razones para la lectura
CONSTANTINO BERTOLO - 29/05/2008

Para ser inteligente, para creerse inteligente, para sentirse inteligente. Para no estar solo, para
estar solo, porque más que solo vale estar mal acompañado aunque mucho se diga que no hay
libro malo. Porque hace frío ahí fuera, porque llueve sobre el corazón y gusta ver la tinta sobre los campos de nieve. Para ser entre la gente. Para fumar sin sentirse culpable, para dejar de fumar y las manos no se escapen en busca del aire de nadie.
Para tener un libro de bolsillo en el bolsillo y ocuparse de un mientras, un ya veremos y de un
entretanto. Por vista, gusto, tacto, olfato y oído y para saber qué alumbra lo que tanto nos gusta.
Por ego y por apego. Para esconderse, para mostrarse, para vestirte, para desnudarte. Porque sí, por si, porque no, para no. Para ser feliz, por no ser feliz, por infeliz. Para andar el camino, para
encontrar el camino, para olvidar el camino, para construir un camino, para hacer un alto en el
camino. Para no perder el tren.
Por sed, por hambre, por tierra, mar y aire. Para mirarse en el espejo, por reflejo incondicionado, para conocer quién nos habla desde el otro lado del espejo. Por ti, por mí y por ella. Porque
queremos ver y que nos vean y sin embargo qué morbo da la “cita a ciegas” (el autor pone la
alcoba, el editor la casa, el narrador es el que la luz apaga)
Para ver el humo que avisa donde está el fuego. Porque estar cansado tiene plumas, la avaricia
comienza en el dar y porque sólo entonces soy como te quiero. Para tener la libertad que no tiene el solitario. Para pedirte perdón por el daño que me hiciste, echar sal en mis heridas e intentar
saber cómo me llamo. Porque puedes estar en misa y repicando, nadar y guardar la ropa, ser Caín y el guardián de tu hermano. Porque si no se las lleva el viento, arden las palabras. Por pié
quebrado y tan callado. Para conocer la voz de mi amo y para ver si de una vez alcanzo el silencio.
Para ser el enfermo y el psiquiatra. Porque yo no soy como te amo.
Porque el poema es una copa de vino, y se fue, y el mañana no ha llegado. Por punto de partida y
de hoja en hoja y leo porque me toca. Porque hay vida más allá del punto y aparte y es sano andar a pie de página. Porque si pierdo la memoria qué pereza. Para ni ser ciego en Granada ni nos obliguen a elegir entre la pena y la nada. Para jugar con fuego y no salir quemado. Porque la letra con letra entra, y sale y vuelve a entrar como beso que no quiere que te calles.
Porque entre todos lo libros que he leído nunca he leído aquel entre cuyas letras desfallecieron de amor Paolo y Francesca. Para tirar la mano, esconder la piedra y mojar el pan en sangre ajena.
Para que me llames y me ames. Para acabar con la propiedad privada de mis palabras. Porque si
echas cuentas te sale a cuento y hasta te sobran dos quijotes y medio sancho. Y por los libros de

los libros, mal o bien, pero amén.

© Diario Público.
Calle Caleruega nº 104, 1ª planta. Madrid 28033.
Teléfono: (34) 91 8387641
Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones S.L.

http://www.publico.es/120424/razones-para-la-lectura

jueves, 3 de febrero de 2011

Fascismo, kitsch y cine histórico español (1939-1953)





"Sigfred Kracauner señala que las películas de una nación reflejan su mentalidad de forma más directa que otros medios artísticos, por dos razones: nunca son el resultado de una obra individual y las películas se dirigen e interesan a la multitud anónima. Para Kracauer: "Más que credos explícitos , lo que las películas reflejan son tendencias psicológicas, los estratos profundos de la mentalidad colectiva que, mas o menos, corren por debajo de la dimensión consciente"
Mi acercamiento al cine de ambientación histórica, producido en la primera fase del franquismo, comparte la premisa de Kracauer pues considero que, a través de la cultura de masas producida durante la posguerra-cine, novela popular, revistas, publicaciones infantiles, etcétera-, es posible acercarse a la atmósfera política y cultural predominante en los años que siguieron a la guerra civil. El cine fue tremendamente popular durante todo el franquismo y, especialmente, en los años de la inmediata posguerra. Tomando como base de estudio 1948, Mercedes Montero ha señalado que un madrileño iba al cine una media de cuarenta y cinco veces por año.
Concentro mi atención en varias películas que considero, por diferentes motivos, paradigmáticas del cine de ambientación histórica producido en esto años.
De Inés de Castro (j. Leitao de Barros y Manuel García Viñolas, 1944) y Reina Santa (Anibal Contreiras y Rafael Gil, 1947) me interesa sobre todo su asimilación de propuestas cinematográficas vanguardistas, como el expresionismo alemán y ciertas técnicas del montaje soviético. La princesa de los Ursinos (Luis Lucia, 1947), entre la historia y el drama romántico, precede a Locura de amor (Juan de Orduña,1948), que supuso el punto álgido del género, tanto por su éxito de crítica como por la extraordinaria aceptación del público. Este éxito se repitió en Agustina de Aragón (Juan de Orduña, 1950) y en el interesante híbrido entre el musical y el cine de ambientación histórica que supuso Lola la piconera (Luis Lucia, 1950). Finalmente, tanto La leona de Castilla (Juan de Orduña, 1950) como Alba de América (Juan de Orduña,1951), ejemplifican el colapso de un género que, para el inicio de la década de los cincuenta, mostrará los primeros signos de agotamiento, que se harán más que notorios en la plúmbea adaptación de la saga vasca Amaya (Luis Lucia,1952).
Reconozco que este trabajo deja fuera algunas películas que encajan dentro de la categoría de cine histórico. Desde Carmen, la de Triana (Florián Rey,1938) hasta el film escrito por Franco, Raza (José Luis Sáenz de Heredia, 1941), hay una serie de cintas que podrían estar incluidas en este trabajo. Si no lo están es porque he preferido el análisis exhaustivo de unos pocos "textos" paradigmáticos a la imposible precisión de una lista más ambiciosa. Sin embargo considero de justicia señalar al menos los títulos de algunas otras películas que , de alguna manera, utilizan la coartada de la historia en el desarrollo de sus argumentos. En orden cronológico, esta lista más amplia, pero seguro que todavía incompleta, incluiría: El abanderado ( Eusebio Ardavín, 1941), Los últimos de Filipinas (Antonio Román, 1945), El tambor del Bruch (Ignacio F. Iquino, 1948) y Sangre en Castilla (Benito Perojo, 1950), entre otras".
"Fascismo, kitsch y cine histórico español, 1939-1953.
Luis Mariano González González.
Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2009. Colección ALMUD,9
Luis, amigo, colaborador, soñador y creador de "veranos de cine en Albendea", nos ha regalado su buen hacer y su libro para la biblioteca.
Gracias por todo Luis.
Si quieres leer más: